7 cosas que debes saber para ser un buen Arrendador

Ser un buen Arrendador toma un poco más de esfuerzo que simplemente sentarse y recoger la renta de la propiedad, debes cumplir con ciertas responsabilidades.

7 cosas que debes saber para ser un buen Arrendador

1. Contratar a un administrador de inmuebles

Es posible que tu mismo administre tu propiedad, pero no hay que descartar la opción de contratar un administrador de inmuebles, por lo general un agente de bienes raíces con licencia, ya que le puede ahorrar muchos dolores de cabeza en el largo plazo.

A pesar de que tendrá el costo de un porcentaje de la renta, un administrador de inmuebles puede realmente maximizar tus rendimientos de renta, simplificar tus responsabilidades, organizar todo el papeleo, mantenimiento e inspección, encontrar inquilinos y servir de enlace con ellos y usar su experiencia para minimizar cualquier problema potencial.

Asegúrate de que el administrador de inmuebles que elijas cuente con una buena reputación con otros propietarios e inquilinos y se encuentre al corriente en sus propias responsabilidades.

 

2. Se consciente de tus responsabilidades legales

Todos los Arrendadores deben asegurarse de que están familiarizados con sus derechos y responsabilidades en virtud de las leyes que regulan la tenencia de la tierra.

 

3. Documentar y comunicar

Independientemente de si deseas utilizar un administrador de inmuebles, lo mejor es asegurarte de que todos los acuerdos con los inquilinos están documentados ante Notario Público, mediante un contrato de arrendamiento en donde todas las partes se encuentren en el mismo documento.

La comunicación eficaz es la clave para un contrato de arrendamiento con éxito.

Si tienes expectativas acerca de cómo se debe mantener la propiedad, debes de establecerlo en el contrato y comunicarlo a tus inquilinos o a tu administrador con anticipación.

 

4. Administrar el vínculo correctamente

Es aconsejable establecer el depósito de uno o dos meses de renta por adelantado contra cualquier daño futuro o la pérdida de renta de los futuros inquilinos.

El depósito se hace en contra de cualquier daño a la propiedad, pero no se hace en contra de “desgaste natural”.

 

5. Cuida a tus inquilinos

Atraer buenos inquilinos que traten a su propiedad como si fuera propia, es el sueño de todo propietario.

Hay dos cosas importantes que puedes hacer:
1.    Asegúrate de que tu propiedad está bien presentable y deseable.
2.    No dejes de solicitar y contactar las referencias para evaluar a los posibles inquilinos.

Y, una vez que tengas buenos inquilinos, hacer lo mejor para mantenerlos, garantiza que la propiedad este muy bien cuidada, siendo razonable acerca de cualquier aumento de la renta y asegurándote que cualquier detalle se solucione con facilidad.

 

6. Considerar seguro de la propiedad

Mientras que un depósito puede cubrir pequeñas cantidades de daño o pérdida de rentas, un seguro de la propiedad cubre otros riesgos que pueden estar asociados con el alquiler de una propiedad y que no entran en una casa y el contenido normal o póliza de seguro.

No todas las pólizas de seguro de inmuebles, son los mismos por lo que es necesario te asesores en la contratación del mismo en función de sus necesidades.

 

7. Maximizar tus ganancias

Las propiedades de renta son una inversión que la mayoría de los propietarios quieren maximizar.

Debes mantener un ojo en las rentas de mercado, elegir un lugar preferido en el que invertir y asegurarte de que tu propiedad está bien cuidada.

Pero también se debe buscar el asesoramiento de expertos en lo que podría ser impuestos, selección del inquilino, administración de los pagos y contrato de arrendamiento.

 

Síguenos en Twitter y Facebook para más noticias y consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *